El poder del lenguaje corporal


La manera básica en que nos comunicamos con otras personas es mediante la forma de comportarnos.
Esas actitudes instintivas se conocen como lenguaje corporal.

El pionero en estudiar estas conductas en profundidad fue el psicólogo Albert Mehrabian, también conocido como el método de las "3Vs": Verbal-Vocal-Visual.

Probó que la fuerza de un mensaje consiste en apenas un 7% a la expresión verbal (las palabras), mientras que un 38% es expresión vocal (tono de voz, entonación, velocidad, etc.), y el 55% restante expresión no-verbal (lenguaje corporal, especialmente expresiones faciales).

La comunicación no verbal es extremadamente poderosa.

Incluye la postura cuando estamos de pie o cómo nos sentamos, expresiones y gestos, son una declaración silenciosa que, por supuesto, la forma de vestir también define. Nuestro lenguaje corporal transmite emociones que pueden distorsionar lo que queremos comunicar o mostrar una incoherencia entre lo que queremos decir y lo que mostramos.

Conocer y adaptar nuestro estilo para conseguir la respuesta que queremos puede cambiar y mejorar nuestras vidas!

Por ejemplo:

  • A una persona tímida y reservada, su imagen externa puede abrirle puertas mucho antes de abrir la boca.
  • A una persona distante y altiva, su imagen externa puede ayudarle a no asustar a una posible pareja.
  • A una persona que no le interesa en absoluto su ropa, puede ayudarle a convencer a sus jefes y compañeros de trabajo sobre su idoneidad profesional. 


Aunque no te importe la ropa en lo más mínimo, no se puede dejar de reconocer el poder que ésta también tiene en forma los demás te perciben.

Toma nota y cuida siempre las "3Vs" de tu comunicación.