miércoles, 3 de febrero de 2010

Tu bolso no te matará, pero...

Tiene el potencial de provocarte enfermedades. ¿Te has parado a pensar dónde lo has puesto? ¿Qué puede haber impregnado tu bolso? Casi todas sabemos lo que llevamos dentro pero no tenemos idea de lo que hay fuera.

La mayoría de las mujeres dejamos el bolso en el carro de la compra, en el suelo, en el coche, en los lavabos, en la encimera de la cocina, en asientos y muchos otros lugares públicos y creemos que pueden estar un poquito sucios sin alarmarnos por ello.
Tu bolso posiblemente ha estado donde otras personas antes han estornudado, tosido, escupido, orinado, defecado, etc.!!  ¿Te llevarías a casa algo de todo eso?

Los resultados del test toxicológico realizado en un reconocido laboratorio en EEUU fueron sorprendentes. Todos los bolsos procesados presentaban un alto contenido de bacterias infecciosas altamente dañinas para la salud: pseudomonas que causan infecciones oculares, estafilococos que provocan daños en la piel y la peligrosa salmonella. También dieron positivo en contaminación fecal 4 de cada 5 bolsos analizados.

¿Qué puedes hacer?
  • Usa un colgador tanto en casa como en los lavabos
  • No lo dejes en tu mesa, o en la mesa de un bar o sobre la encimera de la cocina.
  • Los microbiólogos recomiendan lavar los bolsos textiles a menudo y limpiar los de piel o vinilo con un limpiador especial. 
Pensemos en los bolsos de la misma forma que si fueran un par de zapatos: ¿acaso pondríamos los zapatos encima de la mesa del trabajo? Toma precauciones.