viernes, 19 de marzo de 2010

Tendencias en Personal Branding

Pocas tendencias merecen elogios como la que parece liderar Victoria Beckham y su cambio de registro.
Producto de la época de opulencia que nos acompañó desde los años 90, quien fuera uno de los paradigmas de la imagen artificial, retocada y sofisticada hasta el absurdo ha dado un giro hacia la naturalidad y moderación.


Despojarse de las prótesis de silicona talla DD para regresar a una elegante talla B, bajar de los tacones de 15 centímetros a cómodas bailarinas y dejarse ver en tejanos, camiseta y cara lavada marca un punto de inflexión no sólo en su imagen personal sino también en la repercusión mediática que la acompaña. No se trata solamente de renovar su fondo de armario, sino de adaptar su imagen pública a los tiempos que corren. Más allá de sus extravagancias, Victoria ha sido una excelente gestora de los recursos familiares y ha sabido posicionar la marca Beckham generando importantes ingresos directamente relacionados con su estilo de vida, con independencia de los éxitos que tuvieran sus carreras profesionales.








La señora Beckham vende, sabe interpretar el mercado y seducirlo. 
Los economistas sostienen que a una época de expansión sigue otra de contracción, y en este caso ¡no podríamos estar más de acuerdo!