martes, 14 de diciembre de 2010

La imagen de la Asertividad: Rafael Nadal

Posiblemente se convertirá en un enfado antológico, el que invadió a Nadal ante un error cometido por el juez Carlos Bernárdez durante el partido de semifinales del último torneo de Masters frente a Tomas Berdych.
Los medios recogieron el hecho que ha pasado a ser más trascendente que el propio torneo, aunque, en mi opinión, lo verdaderamente interesante es la forma en que Nadal gestiona el conflicto y la tensión en apenas unos segundos.


Igual que él, todos convivimos con la incertidumbre y diariamente nos encontramos ante momentos injustos, arbitrarios y hostiles que no siempre resolvemos asertivamente.

Ser asertivo es defender los derechos, propios y colectivos, sin agredir ni ser agredido, es elegir cómo vivir ante lo adverso, es una actitud eficaz en favor de soluciones positivas.
Podemos aumentar nuestra asertividad de la misma manera en que lo hace un campeón, poniendo en práctica estos 5 pasos



Podemos convertirnos en líderes y vencedores de nuestros propios enfrentamientos si nos concentramos en lo importante, nos posicionamos estratégicamente sin perder de vista nuestro objetivo y actuamos éticamente y sin demora.

Y tú ¿cómo gestionas los conflictos que te encuentras a diario?