sábado, 2 de julio de 2011

La princesa de Mónaco vestida por Armani Privée

El príncipe Alberto II y Charlene Wittstock se han casado hoy en una ceremonia religiosa de carácter reservado y al mismo tiempo opulenta.


Según ha revelado el palacio, el vestido de la novia  diseñado por Armani Privée, está confeccionado con 130 metros de seda color blanco roto, bordado con hilos recubiertos en platino con 40.000 cristales Swarovski, 20.000 lágrimas de madreperla y 30.000 cuentas de oro formando un diseño floral. 
El escote barco con un pliegue central destacaba los hombros de nadadora de Charlene en armonía con su esbelta figura. 


El diseño ha requerido unas 2500 horas de trabajo, tiene 3 colas superpuestas, la mayor de las cuales es de 10 metros.
Un largo velo de tul de seda cubría su cabello recogido que sólo llevaba una original pieza de diamantes. Ha sorprendido que no llevara ninguna joya, ni tiara, pendientes, pulsera o collar. La pareja intercambió anillos de oro y platino de 18k diseñados por Cartier.


El príncipe Alberto II vestía uniforme de verano de la guardia del Palacio de Mónaco en color crema, con bordados de hojas de olivos y roble en las mangas, botones de oro y llevaba las medallas de la Orden de San Carlos, la Orden de Grimaldi y la Legión de Honor de Francia; la gorra estaba adornada con el rosetón de la Corona de Mónaco.


Para la fiesta nocturna el vestuario fue más cómodo. Con otro diseño de Armani Privée, Charlene volvió a enseñar una figura escultural, mientras su marido la acompañada con un frac veraniego.


Charlene estaba muy guapa ayer durante la ceremonia civil, vestida con un conjunto de chaqueta y falda pantalón azul diseñado por Karl Lagerfeld, aunque hoy estaba increíble.