jueves, 12 de diciembre de 2013

Las camisas de Nelson Mandela


Nelson Mandela será por siempre símbolo del comienzo de una nueva era de esperanza, paz y reconciliación más allá de las fronteras de su país.
Imagen indiscutible de Sudáfrica, ganador del premio Nobel y del título honorífico de su tribu "Madiba", fue consciente de la importancia que jugaba la estética en su rol como líder.

Mandela y Buirski en Soweto

Cuando fue elegido presidente declinó la oferta de Giorgio Armani, que se ofreció como sastre oficial, en favor de su compatriota Yusuf Surtee. Sin embargo, fueron los diseñadores sudafricanos Desré Buirski y Sonwabile Ndamase quienes le regalaron la camisa de seda estampada, una recreación de la técnica de batik indonesio, que más tarde adoptó como prenda icónica y que se conocen internacionalmente como las "Madiba shirt's". 
La primera vez que se vio a Nelson Mandela llevando una camisa Madiba fue durante las negociaciones previas a la apertura del primer parlamento democrático de Sudáfrica en 1994. Desde entonces, la colaboración entre Buirski y Mandela fue constante, realizando hasta más de 100 diseños diferentes a lo largo de los años. 
A través de sus camisas, la expresión de sus valores humanitarios, políticos, filantrópicos y étnicos se vieron reforzados, pasando a formar parte del símbolo de la nueva etapa que se abría para el país.


"46664 Apparel" fue creada con fines filantópicos

El ex-presidente de Sudáfrica e icono del movimiento anti-apartheid es, quizás, la última persona en quien podríamos pensar como promotor de una línea de ropa, pero él no vivió sujeto a convencionalismos. Su marca lleva por nombre el número que se le asignó en la prisión de la isla de Robben, donde pasó 27 años de su vida."46664 Apparel" nació en 2011 con un doble objetivo: por una parte, financiar las campañas de concienciación sobre el SIDA que realiza la Fundación Nelson Mandela, y por otro, dar impulso a la industria textil del país.


Pocas personas en la historia han alcanzando una adhesión tan unánime, positiva y merecedora de respeto supranacional.
Descanse en paz.