jueves, 13 de noviembre de 2014

Obama y su chicle la lían parda

Aunque desde hace tiempo que se conoce que Barack Obama intenta conbatir la adicción al tabaco con los chicles Nicorette, este tratamiento le está causado habituales disgustos en el plano diplomático debido a que se le ve mascando en todo momento.





Sin embargo, no fue el chicle el único incidente: también llegó en su propia limusina, en lugar de usar la que facilitó el gobierno, aumentando la sensacion de arrogancia y desprecio por su anfirion.

Las redes sociales se encendieron con comentarios negativos, ya que desde que se iniciaron los preparativos de la cumbre de la APEC, las autoridades chinas habían dado instrucciones a la población para que suavizaran algunas de sus costumbres poco urbanas a ojos de tan ilustres visitantes internacionales.

Si ponemos en práctica un poco de empatía, en lugar de criticar sin más, os pregunto ¿cómo podemos ayudarle si fuera nuestro cliente? Si alguien ha pasado por esto antes ¿como lo ha resuelto?