jueves, 15 de enero de 2015

Por siempre, Anita Ekberg

Se la etiquetó de "diosa sexual" por su papel de Silvia Rank, en la película de Federico Fellini La Dolce Vita. El momento en que se mete en la Fontana di Trevi, con su vestido palabra de honor de las Sorelle Fontana, está considerado como una de las escenas más icónicas de la historia del cine.

Interpretando a Silvia, "la mujar más maravillosa desde la creación"

Nacida en Malmö, a los 19 años se convirtió en Miss Suecia. Posteriormente, se trasladó a América para participar en el concurso de Miss Universo. Aunque no ganó y hablaba muy poco inglés, la productora Universal Pictures la contrató de inmediato. Debutó en el cine en 1965 junto a Henry Fonda en el papel de la esposa infiel del Rey Vidor de Guerra y Paz, filmada en Italia, donde más tarde, conoció al director de La Dolce Vita.

La escena de la fuente se rodó una fría mañana de marzo en el centro de Roma. "Me estaba congelando", dijo Ekberg."Me tuvieron que sacar del agua porque ya no sentía las piernas". Su co-protagonista, Marcello Mastroianni, encontró la escena aún más difícil. Incluso protegido con un traje de neopreno que llevaba debajo del smoking, para entonarse se bebió una botella entera de vodka (confirmado por Fellini), y más de una vez, se cayó borracho en el agua helada.

Momentos curiosos del rodaje aquí.

La Dolce Vita hizo popular el término paparazzo para llamar a la prensa rosa que perseguía al personaje de Silvia. También la prensa persiguió a Anita con sus romances, matrimonios y divorcios,  o el declive de su carrera artística. Sus últimos años han visto un sinfín de complicaciones, tanto por su avanzada edad, enfermedades y fragilidad económica.

Anita Ekberg, la estrella de La Dolce Vita, ha muerto el pasado fin de semana en Roma, a los 83 años. Que en paz descanse.